Aceite de Oliva Virgen Extra OMED

Valora el post, muchas gracias!

“Todas las ciudades tienen su encanto. Granada el suyo y el de todas las demás”.

Antonio Machado

Hoy nos trasladamos a Ácura (Granada) para degustar uno de los AOVE´s más reconocidos fuera de nuestras fronteras, Aceite de Oliva Virgen Extra O-Med (https://www.omedoil.com/es/content/7-nosotros).

Familia con gran experiencia olivarera que desarrolla AOVE´s y vinagres de alta calidad con numerosos premios y menciones desde 2010.

Desarrollan productos monovarietales de Picual, aceite muy equilibrado con una complejidad muy interesante. En nariz destaca un frutado verde medio. Un aceite de fluidez media, persistencia en boca a alcachofa, hoja de oliva, frutos secos, y un sabor intenso a nuez verde. Lo disfrutaremos más en crudo con todo tipo de carnes en frío y ensaladas de tomate. Salmorejo. Para masa de magdalenas o mantecados. Arbequina, con un frutado más a frutas que a hierbas. Las frutas que encontramos son manzana, y sobre todo plátano verde. En boca apenas amarga. Encontramos una astrigencia característica del plátano verde y la almendra verde. El picor es persistente.

Crearemos fabuloso maridaje con pescado, ensaladas de fruta, salsas (mayonesa o alioli), muy recomendable su uso en repostería (helado de vainilla y virutas de chocolate amargo).

Y un AOVE orgánico de variedad Hojiblanca, donde encontramos un frutado verde intenso, muy complejo con notas de hierba verde, alcachofa, plátano y plantas aromáticas. Ligera progresión del amargo y picante. Ideal para tomarlo en crudo con pan, aliñar ensaladas, sopas de verduras o verduras a la plancha o crudas. Combina perfectamente con el salmorejo o con pasta.

Como apuntaba anteriormente han recibido numerosos premios en los últimos años pero en esta ocasión me gustaría resaltar la producción que hacen de vinagre puesto que aún dejamos muy a merced de la improvisación cuando visitamos alguna gran superficie. Al igual que nos paramos a valorar los vinos en función de las variedades con las que se producen, O-Med nos da la oprtunidad de tener una amplia variedad de vinagres en función de la variedad de uva Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Trepat, Moscatel, Macabeo, Xarello y uvas Parellada… envejecidos en barrica de roble fracés 12 meses o en el caso de el vinagre Pedro Ximénez y Palomino en barrica americana, y manzana (Granny Smith y Golden).

Voy a aprovechar esta entrada para centrarme un poco en una época de nuestra historia y dejaré para próximas entradas la parte más turística de la zona… saber de dónde venimos igual nos da algo de luz para entender en dónde nos encontramos…

Localizada al sur de la ciudad de Granada, Ácula nos ofrece unas rutas por los pueblos de alrededores que nos acercan a nuestra más brillante historia (https://www.rurismo.com/pueblo/granada/acula–13156/que-ver/) . Pertenece a la Campiña del Temple, El origen del topónimo «Temple» se remonta al siglo XI, en el que el geógrafo andalusí Al-Udri cita al iqlim «Qamb Qays» (perteneciente a la Cora de Elvira), derivando esta denominación hacia «Quempe», hasta llegar al Temple actual. Su nombre proviene de la contracción de Qamb (campus en latín-) y Qays (antróponimo tribal de los Qaysíes) asentados en la Cora de Elvira, en el 741, bajo el mando de Balŷ. Era una cora de gran tamaño también, que abarcaba la costa desde Xat (Jete) y lo que hoy es La Herradura, al oeste de al-Munacab (Almuñecar, Granada), hasta la actual Guardias Viejas, en Almería. Por el interior, llegaba al norte hasta Priego, al-Quibdat (Alcaudete), al-Uqbin (Castillo de Locubín) y Walma (Huelma). Su frontera oriental era el río Guadiana Menor, incluyendo por tanto el iqlim de Wadi-as (Guadix). El Califato andalusí se organizó en seis grandes circunscripciones, tres interiores y tres fronterizas, todas con sus respectivas coras. Las demarcaciones o regiones interiores (nabiya) eran: al-Gharb, que abarcaba la actual provincia de Huelva y el sur de Portugal; al-Mawsat o tierras del centro, que se extendía por los valles del Guadalquivir y del Genil, más las zonas montañosas de Andalucía, es decir, la antigua Bética, y al-Sharq o tierra de oriente, que abarcaba el arco mediterráneo, desde la actual provincia de Murcia hasta Tortosa. Entre estas demarcaciones y la frontera se situaban las tres Marcas: al-Tagr al-Ala o Marca Superior (Zaragoza); al-Tagr al-Awsat o Marca Media (Toledo); y al-Tagr al-Adna o Marca Inferior (Mérida). Cada cora tenía atribuido un territorio con una capital, en la que residía un walí o gobernador, que habitaba en la parte fortificada de la ciudad, o alcazaba. En cada cora había también un cadí o juez. Las «Marcas» o «thugur» (plural de thagr), en cambio, tenían a su frente un jefe militar llamado qa’id, cuya autoridad se superponía a las autoridades de las coras incluidas en la marca.

La cora, como demarcación base, se usó prácticamente durante toda la existencia de al-Ándalus, aunque solo se dispone de información completa en la época del Califato de Córdoba.

Ya situados en la època musulmana, llega el gran momento…según nos detalla un artículo en la revista National Geographic (https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/los-reyes-catolicos-conquistan-granada_6778/6), Boabdil no pudo, o no quiso, cumplir con su parte del trato. La existencia en Granada de un sector intransigente, cerrado a toda negociación, le impedía revelar el acuerdo y le obligaba a mantener la guerra hasta el final, esperando, quizás, una intervención exterior que nunca habría de llegar, pues los imperios islámicos más fuertes estaban demasiado alejados geográficamente e interesados en sus propios asuntos. La presión de las fuerzas combinadas de Castilla y Aragón se dirigió frontalmente sobre la capital a fin de acabar con la resistencia mediante un solo golpe. En el mes de julio, en pleno bloqueo de Granada, un incendio arrasó el campamento de los reyes; según algunas fuentes, la propia Isabel estuvo a punto de morir carbonizada en su tienda, donde al parecer se inició el fuego. Isabel, en vez de ordenar su desalojo, mandó levantar una nueva población, que tomó el llamativo nombre de Santa Fe (http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/mostrarFicha.do;jsessionid=3598D60E8BA305129609DFD25124AE22?idEspacio=14091) . Desde esta estratégica posición las tropas castellanas podían realizar continuas razias sobre los desprevenidos pobladores de la Vega, que rápidamente fueron abandonando sus casas para protegerse tras las fortificaciones granadinas. Así, no sólo se privaba a los nazaríes de provisiones, sino que los sitiadores se aseguraban de que, al aumentar sin tregua la población refugiada tras las murallas de Granada, el hambre se apoderaría rápidamente de la ciudad. El 25 de noviembre de 1491 se formalizaban las condiciones de rendición o capitulaciones en el campamento real de la Vega, cerca de Santa Fe.

El 2 de enero de 1492 las tropas cristianas entraron en la ciudad, precedidas por varios destacamentos que tomaron las principales fortalezas y torres del recinto amurallado.

Como siempre, espero que os haya sido útil esta entrada y que me contéis vuestra experiencia oleoturística por la zona.

Sed muy felices!!!!

CatalanChinese (Simplified)DutchEnglishFinnishFrenchNorwegianSpanish
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad